Oración de hoy Sábado

Mensajes cristianos 6180 Visitas

Amado Dios

En este día despierto lleno de felicidad e ilusión para darte gracias por tu amor, por todas las hermosas cosas que tú haces en mi vida y por permitirme ver y disfrutar de un nuevo amanecer.

Gracias por tu compasión que no conoce límites y ante todo, gracias por la bondad que tienes conmigo y con los míos.

Es hermoso vivir cada día con la certeza que da tu compañía y en medio del bienestar que dan tus bendiciones.

Gracias por nuestro hogar, por los alimentos que tú llevas en abundancia a nuestra mesa, por la salud y por ser la brillante luz que ilumina nuestra senda y nos libra de toda oscuridad.

Señor

En este día quiero poner en tus manos todos mis planes y mis proyectos.

Tú sabes que anhelo crecer y salir adelante, que no quiero ser indiferente y mucho menos quedarme quieto ante las dificultades.

Por favor dame fuerzas y sabiduría para mantener el rumbo de mi vida en la dirección correcta y no permitas que los obstáculos del camino me detengan o me hagan desviar.

Te suplico que bendigas mi vida y la vida de mi familia, por favor mira nuestros sueños y grandes anhelos, danos constancia en nuestros propósitos, ayúdanos a tomar buenas decisiones a sembrar hoy la semilla que dará frutos en el día de mañana y si no es mucho pedir, permite que el día de hoy sea mejor que mis días anteriores.

También te pido mi Dios por el vagabundo que anda en las calles sin un hogar, que no tiene qué comer, te pido que toques los corazones de las personas para brindarle algo qué comer.

Te pido por los que no tienen un trabajo, que seas tú el que provea uno.

Te pido por los enfermos de los hospitales, que seas tú el que dé la última palabra en sus diagnósticos.

Te pido por los que están en las cárceles injustamente, sé tú su abogado.

Te pido por los que sufren de depresión, que encuentren de nuevo el entusiasmo por la vida, sé tú el que les dé ese soplo de alegría.

Te pido por las madres que sufren por sus hijos, sé tú su consuelo.

También te pido Señor, que si alguno está débil en la fé seas tú quién envíe a sus vidas fortalezas.

No nos sueltes de tu mano Padre Eterno, por cada día, y a cada segundo estamos necesitando de tí. Sabemos que no somos dignos de tí, más en tu infinita misericordia, cada día abres nuestros ojos y nos demuestras cuán grande es tu misericordia y cuan grande es el amor que tienes por la humanidad, que aun siendo como gusanos tienes especial cuidado de todos nosotros.

Amado Dios

Gracias por escuchar mi oración y proteger mi vida.

Tú eres mi auténtico refugio, mi esperanza, mi guía y mi fortaleza.

Solo en ti encuentro la paz que mi corazón necesita y hoy será un día próspero y colmado de bendición, porque sé que tú estás conmigo y con tu compañía, todo saldrá bien. Todo esto te lo hemos pedido en el nombre de Jesús tu Hijo Amado, amén.

Compartir

Comentarios