Con 4 años se perdió en un tren y tardó 25 años en volver a casa

Reflexión 2319 Visitas

Esta es una historia increíble, pero tan increíble como real

Esta Historia comenzó en la India y su protagonista un niño de tan solo 4 años de edad llamado Saroo Brierley.

Un camino a casa de 25 años

La historia de Saroo

Con cuatro años de edad, Saroo acompañó a su hermano a su trabajo, para lo cual tomaron los dos el tren. Era largo el camino y el pequeño se quedó dormido. Fue ahí que su hermano decidió dejarlo durmiendo en ese tren mientras él bajaba a realizar las tareas que acostumbraba; sin imaginarse que ese día ese transporte volvería a transitar nuevamente su camino.

Fue así que la formación comenzó su ruta, llevando al niño muy lejos del lugar.

“me desperté y me imaginé que mi hermano volvería, bajé, lo busque y como no estaba, decidí subirme a otro imaginándome que podría allí encontrarlo”

Fueron 14 horas de marcha, hasta que llegó a su destino final en la Ciudad de Calcuta.

Estaba en la Estación de Howrah, y corría el año 1986, encontrando a este niño solo y perdido totalmente.

Comenzó a pasar el tiempo y Saroo tuvo que ir organizándose en todas las situaciones imaginables, como buscar donde dormir, que comer o que tomar. Fue así que durmió sobre cartones, comió de la basura y hasta tomó agua de las alcantarillas.

Su pensamiento era solamente la supervivencia diaria, y esta situación lo mantuvo viviendo en la calle muchos meses.

Consiguió alojarse en un orfanato y tuvo la suerte de ser adoptado por un matrimonio de Australia, los Brierleys llevándolo a vivir a Tasmania.

Ya grande y transformado en un empresario decidió buscar sus orígenes, a los que solo recordaba algún detalle de su casa y el nombre en donde estaba ubicada. Con el Google Earth busco hasta encontrar su casa de pequeño.

La historia de Saroo fue transcrita por él en un libro, y un director se interesó en ella transformándola en una película, que seguramente has visto Lion “Un largo Camino a Casa”

Ya con 30 años cumplidos, decidió recorrer los 1400 km que lo separaban de su hogar y regresar para reencontrarse con su familia.

“Mi madre nunca perdió las esperanzas y rezaba por mi regreso, todos los sacerdotes le aseguraban que yo estaba con vida”

Pasaron 25 años pero el reencuentro se dio, se encontró con su madre y sus hermanos. Fue un momento muy intenso, donde hubo lágrimas hasta el cansancio.

La película narra la travesía del pequeño desde el día que se perdió y hasta su regreso 25 años después a su casa. Les recomendamos que la vean, realmente vale la pena.

Fuente: Mundopositivo

Compartir

Comentarios